top of page

Este es un universo hecho de cera: Medea aparece y desaparece en medio de vestigios dejados por la infancia, la pérdida y la paradójica experiencia de maternar. Es también el escenario de un encuentro, de una celebración y del compromiso con una imagen: una mujer se eleva y vuela subida sobre dragones (la última imagen de la obra de Eurípides) mientras un coro la sostiene y la impulsa. Es además una obra inspirada en palabras e ideas de autoras que guiaron nuestra investigación y en cuya escritura encontramos otras versiones de Medea: Christa Wolf, Chantal Maillard, Adriana Cavarero, Pascal Quigñard, Heiner Muller. Es, además, una colaboración entre artistas de orígenes y lenguajes diversos: una apuesta política por un porvenir teatral colectivo e híbrido.

Ver entradas:

bottom of page